5 consejos para montar un evento y atraer influencers a tu restaurante

Compartir:
spencer-influencer-2-710

plantilla_expertos_seccion_nano

En el artículo anterior, hemos conocido a Spencer, el último y autoproclamado reclamo de las redes sociales. Este pseudo-influencer nos ofrece consejos para sobrevivir a la vorágine de la modernidad, y trucos para transformar la presencia on-line, en un trabajo full-time. Todo ello sin recursos, sin preparación, sin un sistema claro, armado únicamente con su ingenio, su desfachatez… y su tacañería. ¿Hay algo aquí que pueda salir bien? Vamos a averiguarlo.

Hola amigos, “fologüers” y supervivientes del costado cutre y decadente de la vida, ¡bienvenidos a mi Blog!

Hoy les traigo: Cómo organizar un evento tope glamour para tu restaurante y atraer a muchos influencers hambrientos de… si pues de eso, de visibilidad.

¿Quieres atraer más clientes a tu restaurante y no cuentas con un gran presu para publicidad? ¡¡Pues monta una fiesta!! La promoción de tu carta de otoño, la reinauguración de tu local, presentar tu nuevo cocinero estrella, cualquier excusa es válida. Toca organizar el correspondiente convite para seducir a los voraces influencers de moda (recuerda que el lado flaco de los influencers es el estómago) y generar el material que necesitamos para nutrir el feisbuk del restaurante, las fotos para nuestra cuenta de instagrand, el tamborl, el tuiti, etc. Así que, a agudizar el ingenio que nos tiene que quedar superfashion, por supuesto, invirtiendo lo mínimo.

Total, que ahí van mis 5 consejitos para organizar un evento de presupuesto under y que parezca super top.

1) La comida: El viejo truco de la fiesta temática

En vez de preparar incontables muestras de lo que trae el menú, resolveremos la comida para los invitados con un servicio de catering, cosa que además se autofinancia aprovechando las dotes culinarias de los propios influencers invitados. ¿Cómo es eso? Fácil: lo único que tenemos que hacer es decir que el “dress code” de la fiesta es rústico-campestre, y que, para encajar con la caracterización, cada cual ha de traer una cesta con algo caserito y rico. ¡Qué diver!, una fiesta temática en plan pic-nic trendic-rustik, ya me lo imagino todo con su decoración de cuadritos, (eso incluye a los influencers, que también se van a quedar a cuadros…).

2) Las bebidas: “pairing wine with food”

Una vez, con mi trabajo de influencer, ya sabéis que yo soy muy demandado en este particular (ya tengo unas cuantas demandas en mi contra, las pego en el espejo de la entrada, y digo que son admiradores…) pues como decía, “trabajando” conocí este restaurante que no tenía carta de vinos, pasaba por teléfono las opciones del menú con la reserva y mandaba a los clientes a comprar la botella que mejor casaba con lo que iban a pedir para cenar. Brillante, ¡¿cómo no se me ocurrió esto antes a mí?! Total, que para resolver el tema de la bebida haremos los mismo. A botella por influencer, suma. Como es raro que una persona se beba una botella entera, iremos descorchando prudentemente durante la fiesta, empezando por los caldos más baratos, hasta que veamos que los presentes estén lo bastante borrachos para no notar que en el postre les estamos llenando las copas de cava, con agua con gas.

3) Juegos y actividades para animar la fiesta:

Otra de mis ideas geniales: aprovechar el talento bricolaje de los influencers cautivos para improvisar una decoración superchula con el reciclaje como temática y actividad lúdico-ecológica.

-“Haz tu propio centro de mesa con el papel de plata de la tortilla y ¡¡que viva el reciclaje!!”. (También puedes reutilizar las bolsas de plástico de las basuras, para crear unas bonitas guirnaldas de vivos colores. Se pueden aprovechar las lámparas del techo para sostener la fantasía sobre nuestras cabezas, sin necesidad de gastar celo. Qué chispa, ¿no?)

-“Invéntate un candelabro con lo que tengas a mano”. (Ojo con esta que es muy divertida, pero no todos los materiales son ignífugos. Es que en el último evento que hice, el que ganó el concurso fue uno que se inventó unos candelabro con las puntas secas de las barras de pan y los snacks extra spicy de rollo industrial… Al principio nos hacía gracia el olor a pan tostado que llenaba el ambiente, pero luego… bueno, sólo diré que los bomberos acabaron sumándose a la fiesta, y eso que no estaban invitados…).

-Otros juegos para plantear: competencia de influencers en modo maruja “a ver quién es más rápido recogiendo”; “Qué diver es sacar la basura entre todos…”, así somos más healthy, eco, naturalness and trush.

4) La vajilla: Plástico, plástico y más plástico

El plástico es la nueva porcelana. Es fantástico, yo quiero ponerlo de moda. Tan practiquísimo y kirscht, en su variedad de rabiosos colores, me encanta. Además, nos simplifica la limpieza… no es muy ecológico que digamos… No sé, dicen que hay una isla de bolsas arremolinadas en el Pacífico del tamaño de Hawaii. Qué mal carácter estos ecologistas, no ven el lado positivo de las catástrofes. Si me convocaran a mí con toda mi influencia y genialidad, yo sería capaz de vender eso como el próximo destino turístico a conocer antes de morir. ¿Acaso no aprovechan el hielo del polo norte para construir hoteles que acaban derritiéndose al salir el sol? En cambio “plastic is forever honey”. Un plan perfecto.

5) La música: impro-show y entretenimiento low-cost

Siempre habrá alguien en nuestro grupo de invitados que sepa tocar un instrumento, cantar, bailar, zapatear o algo. Lo único que tenemos que hacer es manipular al resto de los invitados para arengarlos a salir a escena. Ellos solitos presionarán con sus aplausos poniendo a la víctima (digo, al artista), en el compromiso ineludible de hacer su performance. Y ¡ZAS! espectáculo garantizado y gratis.

Pues ¡a “trabajar”!:

Entonces la dinámica será siempre la misma, sacamos los platillos y las bebidas desde lo más barato a lo mejorcillo. (No te pierdas “el truco de la harina”: mientras los influencers invitados se van llenando con pan, picos, tostas, grisines y demás carbohidratos baratos del aperitivo, ganamos tiempo animando la fiesta con los juegos y la música). En el caos de la diversión aprovechamos para disparar 1763 fotos con nuestro Spencer-phone.

Cuidado con la mezcla de alcoholes, en este caso las malas mezclas serán tus mejores amigas (cosa que podemos resolver improvisando una sangría bomba, incluso podemos proponer a los propios invitados que se diviertan preparándola), recuerda que el objetivo es emborrachar a todo el mundo lo antes posible para que no se enteren de la estrategia. Si lo hacemos bien, pasadas unas horas estarán tan indigestos y aturdidos que sólo querrán echarse a dormir. Momento en que sacaremos nuestro cava tuneado.

A continuación, los veréis cayendo uno a uno como moscas, arrastrándose hacia sus casas, ¡y encima con la percepción de que se lo han pasado genial! Y nosotros nos hacemos con nuestras fotos de una fiesta inolvidable, y ya sólo tendremos que esperar al día siguiente para recoger los fantásticos comentarios sobre nuestra fiesta, que estarán listos para ser cosechados a medida que vayan desapareciendo las resacas de nuestros amigos influencers.

Posibles contraindicaciones:

Ah, una advertencia, poner atención, porque la gente bajo la influencia de la mezcla de alcoholes a veces puede salirse un poco de control y bueno… luego hay que apechugar con ciertas consecuencias. A saber:

  1. a) quedarte sin influencers amigos y que no quieran venir nunca más a tus fiestas. No pasa nada, siempre tendremos los fidelísimos amigos del feisbuk. Yo siempre tengo a Huber, mi incondicional palo de selfie que nunca me abandona… (no puede, lo tengo en la mano las 24 horas del día, ¡a este no me lo sacan ni con un contrato de exclusividad!).
  2. b) que tu restaurante no esté asegurado contra eventualidades como: incendios, denuncias de los vecinos por ruidos molestos, intoxicación de los invitados, comas etílicos, y (la más peligrosa, no sería la primera vez) linchamientos al anfitrión, en este caso, pues tú mismo.

En fin, mis amigos restauradores, yo sigo fiel a mi pasión, y no os preocupéis que me debo a mi público y lo seguiré intentando hasta dar con los mejores consejos para vosotros. Os dejo, que ahí llegan los plastas de los jueces y mi abogado ya me ha amenazado con quitarme el teléfono no sé cuántas veces…

Hasta otro artículo mis queridos seguidores, megustearme, suscribillarme y no me agobiéis con muchos comentarios, recuerden que yo no contesto. Spencer Influencer

By nano marchione

Deja un comentario

comentarios

Compartir: