Equipo: optimiza tu contratación de personal en 4 pasos.

Compartir:
contrataciones-restaurante-ramon-dios-710

plantilla_expertos_seccion-ramon-dios

Pregunta rápida: ¿Sabéis cuáles son las necesidades reales de vuestro restaurante en cuanto a personal? Más allá del equipo que tengáis contratado es fundamental para mejorar el funcionamiento conocer, más o menos (es cierto que la hostelería no es una ciencia exacta pero, a poco que conozcamos a nuestro cliente y su comportamiento, vamos a poder predecir algunas cuestiones como si llenaremos o no), las necesidades de personal por días de la semana, épocas del año y temporadas.

Haz este sencillo ejercicio para comprobar cómo de bien conoces tus necesidades de personal: apunta en tu cuaderno las cinco últimas veces que contrataste personal eventual, con su fecha.

Apunta el puesto para el que llamaste a los “extras”. Examina si hiciste la previsión con antelación o fue una llamada de urgencia y luego determina si el restaurante se llenó o no, es decir, si la necesidad de personal estaba justificada.

Ramón Dios será ponente en Barra de ideas Málaga el lunes 24 de abril. Inscríbete aquí. 

Revelador… ¿verdad? Hoy te enseño a optimizar la contratación de personal en cuatro sencillos pasos. Manos a la obra.

  1. Estudia las necesidades de personal y haz una previsión: para ello, es clave que conozcas las tendencias de tu restaurante. De este modo podrás planificar las necesidades de contratación por épocas de trabajo, días de la semana… Además de ahorrar dinero, también afrontarás mejor cada jornada laboral y ampliarás el conocimiento de tu restaurante de forma que repercuta positivamente en otras acciones (como, por ejemplo, nuevas promociones para llenar en los días en que hayas visto que tienes poco personal porque hay poca clientela).
  2. Gestiona la contratación por horas y aprovecha la opción de contratar personal eventual: te haré una pregunta. ¿Sabes diferenciar realmente las necesidades de personal de tu restaurante, dependiendo del día de la semana? Si me dices que sí, analiza: ¿Por qué tienes dos camareros extra un lunes a mediodía si sabes que el golpe fuerte de trabajo empieza el jueves? O ¿por qué hay extras en la cocina cuando el volumen de pedidos es el normal? Los “por si acaso” te cuestan dinero. Aprende a gestionarlos mejor y a confiar en las aptitudes de tu personal diario. Para los momentos de más trabajo, es buena idea echar mano de la contratación por horas: te ayudará a controlar los costes y a solucionar necesidades puntuales de personal. Si necesitas a un camarero durante cuatro horas, no lo llames para ocho. Así, con todo el personal extra.
  3. Crea una buena cartera de “extras”… y fórmalos: la clave para que el personal eventual esté disponible cuando lo necesitamos es cuidarlo y hacer que se sienta parte de la empresa. De este modo, tendrás siempre a mano recursos disponibles para no verte en la obligación de contratar a más gente de la cuenta como personal fijo. Una buena forma de que el personal extra se sienta integrado en tu restaurante y parte de tu equipo es contar con ellos para la formación. De este modo, además, solucionas el problema de que no atiendan exactamente como tú quieres que se haga en tu casa.
  4. Evita estos dos errores: ojo con duplicar personal y ojo también con contratar por compromiso. Si quieres optimizar tu plantilla y procesos de contratación, has de evitar ambas prácticas. Para no duplicar personal, reparte bien las tareas dentro del restaurante; de este modo, comprobarás si realmente necesitas personal extra o sin simplemente era cuestión de reorganizar la plantilla. En el caso de las contrataciones por compromiso, recuerda que la máxima es contratar solo a quien necesites y cuando lo necesites. El compromiso lo tienes con tu negocio y tus números. Sin más.

Optimiza tu sistema de contratación de personal siguiendo estos cuatro pasos y atiende las necesidades reales de tu restaurante con la planificación y antelación suficientes.

Ponte en marcha para mejorar tu restaurante desde hoy mismo, no busques más razones (excusas) para dejarlo para más adelante.

Deja un comentario

comentarios

Compartir: