Mejora la web de tu restaurante en 7 pasos.

1193
0
Compartir:
web-ramon-dios-710

plantilla_expertos_seccion-ramon-dios

¿Cuántos de vosotros tenéis una web de vuestro restaurante? Cuando hablamos de herramientas de marketing online y redes sociales en mis cursos y seminarios de formación, siempre incido en la importancia de tener una web para vuestro negocio. Pero no una web cualquiera, claro. Una web que transmita los valores de vuestro restaurante, que sirva para captar información útil del cliente y que le aporte al cliente valor añadido.

Si no sabes si tu web es así, bienvenido. Hoy te enseño a mejorarla en siete pasos. Solo tienes que revisar los siguientes puntos en tu web y corregir los errores que aprecies para que sea realmente funcional, sencilla y se corresponda con la imagen que quieres dar de tu restaurante.

Para potenciarla y hacerla más dinámica (de modo que estimules las visitas), puedes hacer uso del marketing de contenidos.

  • Asegúrate de que la web va dirigida a tu cliente objetivo: la web es una herramienta más de marketing al servicio de tu restaurante y el mensaje que transmite debe ir en consonancia con el mensaje general de tu negocio. En cuanto al público al que te diriges con ella, ha de estar bien definido (al igual que en tu restaurante), para aprovecharla al máximo. Revisa tu web y pregúntate: ¿A quién va dirigida? ¿Cómo lo he definido? ¿Está resultando efectivo?
  • Simplifica la interfaz: existen numerosos estudios que demuestran que, en cuestión de webs – y muy especialmente, de webs comerciales – lo más sencillo es mejor. Con esto quiero decir que revises la configuración estética y funcional de tu web, compruebes cuántos pasos tienen que dar los usuarios para llevar a cabo alguno de los procesos (reservar, comprar, pedir información) y los simplifiques al máximo. Menos clicks se traducen en más efectividad. Y más efectividad puede dar como resultado más conversiones. Hazlo fácil. Keep it simple, que dicen los americanos. Recuérdalo.
  • Dale una vuelta a la paleta de colores: en cuestiones de legibilidad, existe una regla que dice que es más sencillo leer negro sobre blanco que blanco sobre negro. Esto quiere decir que los colores de fondo claros resultan más agradables y cómodos para la vista que los oscuros. Eso, por un lado. Por otro, recuerda que la web está al servicio de tu imagen de marca, de ahí que la paleta de colores escogida tenga que ser acorde con tus colores corporativos, aunque sea en tonos que resulten más agradables para internet. Recuerda que has de concebir Tu Restaurante como un todo y la web es parte de él.
  • Incluye un formulario de contacto: que el cliente pueda contactar con nosotros es una de las principales funcionalidades de la web, pero eso podría hacerlo a través del teléfono e incluso acercándose a nuestro establecimiento. El formulario de contacto, más allá de la función obvia de servir de enlace cómodo y rápido con el cliente, tiene también la virtud de recopilar datos, como correos electrónicos para una newsletter. Si tu web no tiene uno, instálalo. Y asegúrate de responder a las consultas que recibas.
  • Implementa botones para compartir en redes sociales: puede que tu restaurante no tenga cuenta en ninguna red social, pero te adelanto que la mayor parte de tus clientes si las tienen. Entonces ¿por qué no facilitar que compartan tus contenidos en sus redes sociales? Implementa botones para compartir en las redes más usuales, a través de los que en cliente, en un solo click, pueda mostrar tu página, tu blog, tu carta o aquella información que te interese que compartan. La mejor promoción es la que hace un cliente satisfecho.
  • Haz que prime la imagen (y que sean de calidad): en internet, un restaurante es un negocio eminentemente visual. Para transmitir en la web lo que pasa en tu restaurante, escoge fotografías que reflejen su espíritu y día a día, cuidadas y de buena calidad. A ser posible, no caigas en el error de mostrar el restaurante vacío en todas ellas. Por estupenda que sea la decoración, tu cliente busca un tipo de ambiente concreto, más que una mantelería o una silla.
  • Elabora un “Sobre nosotros” a la altura de tu restaurante: si tu negocio es diferente a los demás… ¿Por qué no se refleja en la web? Uno de los apartados en el que más solemos fallar es precisamente en aquel en el que nos definimos. Dale una vuelta a la definición actual y trata de conjugarla con los valores y estilo de tu restaurante. Diferénciate en ella para mostrar en qué eres original.

Ponte en marcha para mejorar tu restaurante desde hoy mismo, no busques más razones (excusas) para dejarlo para más adelante.

Ramón Dios
Gastrocoaching

Deja un comentario

comentarios

Compartir: