#Ponzaning o cómo poner de moda una zona gracias a la restauración.

Compartir:
ponzaning-710

plantilla_expertos_seccion_noemi

Sábado a las 12. Esa hora en la que puedes ver a alguien desayunando unos churros, un café con hielo, alguien tomándose una caña con tapa, tú vas por la segunda y tu amiga pregunta qué hora es la correcta para tomarse un Gin Tonic, mientras alguien piensa ya en comer.

Es el entretiempo de las horas.

La Red de Redes esconde auténticos tesoros para los amantes del buen comer y del buen gusto. ¿Alguna vez te has encontrado con una página web de un restaurante que te haya atrapado por su diseño y usabilidad? Webs, logos, o cartas tan molonérrimas como http://www.casapicsa.com/ o www.caravana.com

Si a eso le sumas fotos de calidad de los platos, el packaging,  la decoración de tu local con el un poco mainstream azulejo blanco de metro, bombillas de filamento, ladrillo visto, suelo hidráulico, lámparas industriales y alguna bici en la pared, colgada ahí a lo loco, es que has dado con una de esas maravillas. Hay una calle en Madrid que lo reúne todo, una amalgama de bares de modernos y bares de toda la vida.
La calle Ponzano lo tiene todo para convertirse en un templo del ocio y alborozo, decenas de bares se apiñan a lo largo y ancho de ésta calle en el corazón tabernario de Chamberí. Y es que la zona está on fire: no paran de abrir locales hipster que conviven en armonía con las tascas más castizas, esas que nunca defrudan a la hora de encontrar una caña bien tirada.

Son muchas las paradas gastro que podemos hacer sin salirnos de esta línea recta, empezamos con Picsa (c/Ponzano 76)  el alpha y el omega de ésta calle con hashtag propio. Pizzas en horno de leña de encina, doble de queso. Masa gruesa, pero suave y esponjosa; no dejarás ni una migaja en el plato. Puedes fusionar dos mitades distintas. Pato con higos y Queso Azul con setas. Baratas no son. Pero están muy buenas.

picsa

Fide es un Bar-Bar. Donde las cañas están perfectamente tiradas y las raciones son para hacerles la ola. La clientela lo sabe y por ello conviven en armonía parroquianos de viejo y nuevo cuño. No te vayas sin pedir una ración de boquerones y anchoas. Lo mejor, los camareros: su buen humor es contagioso.

anchoas

Sala de despiece. Está siempre abarrotado. Pero una vez aposentado – te costará, siempre hay cola-  la cosa cambia;  la comida es muy buena; el espacio, que imita a una especie de matadero, mola, y las cajas de porexpán con las que está forrado el local hacen que la acústica permita hablar con tus colegas sin vocear. No te pierdas las noches de miércoles a sábado sus cursos/degustación.

ponzaning-710
Muta es un bar mutante que cambia de concepto cada cinco meses; ha sido Muta Brasil, Muta Balear, Muta Norte y ahora se dedican a ahumar como si no hubiera un mañana (¡hasta 12 horas seguidas!) carnes como el pulled de cerdo, la lengua, el briscket o la porchetta, pescados como el salmón y verduras.  Ojo, imprescindible el costillar de ternera y las rabas con romescu, saldrás con las manos pringosas y una sonrisa de felicidad en la cara.

entrepa

Y es que el bar (¡ah! el bar)  es, desde tiempos de antaño el templo de la única religión que todos los españoles compartimos: la de salir a beber algo y hablar con el primero al que trinques descuidado.  Comer, beber, reír, virvir, cantar, discutir de lo divino y lo humano. Que parroquiano viene de parroquia, por eso el bar es la iglesia laica donde alimentar y calentar el alma.

Bares, qué lugares…

Deja un comentario

comentarios

Compartir:

logo_bdi_new

Suscríbete para recibir la newsletter semanal con las noticias de Barra de ideas

¡SUSCRÍBETE!