¿Por qué es importante contar con un plan de formación en mi restaurante?

624
0
Compartir:
FORMAC ADAP

Irene Santos | Barcelona

La ecuación es simple: un equipo bien formado hará que el cliente reciba un mejor servicio y, consecuentemente, se incrementarán los beneficios a final de mes…

 La formación en el sector de la hostelería y la restauración es imprescindible para conseguir que nuestro establecimiento funcione a la perfección. Sin embargo, históricamente, se ha considerado un tema menor, al ser apreciado como un gasto, y no como una inversión.

Afortunadamente, y aunque de un modo tímido aún, las tornas están comenzando a cambiar, como se aprecia en el hecho de que “se está articulando una respuesta coordinada de las organizaciones empresariales que contempla un esfuerzo adicional en promoción y difusión de la formación profesional, orientada tanto a la mejora de las competencias en el desempeño del puesto de trabajo y en la competitividad de las empresas”, nos narra Juan Navarro, director técnico de FEHR.

Potenciar la formación en el sector, en aspectos clave como el servicio en sala, atención al cliente, gestión o las nuevas tendencias gastronómicas y de los nuevos productos se ha convertido en una prioridad para el negocio, ya que  permite contar con una oferta adecuada a las necesidades actuales de los clientes y diferenciarse  de la competencia.

Poniendo cifras a la formación

Los datos son insistentes, y reclaman un cambio: así nos lo explica Juan Navarro, director técnico de FEHR. Si nos atenemos a los últimos informes proporcionados por FUNDAE  sobre la formación programada por las empresas en 2015, únicamente consumen su crédito de formación vía bonificaciones el 16,4% de las empresas.

A esta cifra hay que añadir el hecho de que en 2015 no hubo convocatoria de ayudas para la financiación de planes de formación de oferta y que la convocatoria de 2016 se está resolviendo durante el último cuatrimestre de 2017, por lo que van dos años consecutivos sin financiación para la formación de los trabajadores ocupados, cuando trabajadores y empresas sí han pagado la cuota para formación profesional. A ello se suma un mal endémico del sector: “los responsables de las empresas siguen demandando personal más cualificado pero, en gran medida, no se ocupan de su formación en la empresa, ni valoran de forma suficiente la formación que tienen los candidatos que contratan”.

En esto coincide con María Robles, responsable de comunicación de ESAH, Campus SEAS . Robles matiza: “hay dos factores que perjudican la iniciativa de responsables de empresas de restauración en formar a sus empleados. Uno es que existe un miedo a ‘perderlos’ y que por falta de promoción interna, se vayan a otros establecimientos. El segundo es la temporalidad que existe en el sector y que hace que para contratos de este tipo, los responsables no inviertan en formar a estos trabajadores”.

 Ámbitos más demandados 

Según los expertos consultados, estos son los ámbitos susceptibles de una mayor demandada de formación:

Orientada al cumplimiento de la normativa sectorial (alimentaria, preventiva de los riesgos…). A ello se suma la formación de los dueños o titulares de los negocios en competencias de gestión y todas aquellas actuaciones dirigidas a la obtención de competencias operativas y de mejora del servicio a los clientes “ que van a ocupar la mayor parte del tiempo de la futura formación sectorial, sin dejar a un lado la formación en competencias digitales que estará igualmente presente en los planes formativos tanto de las empresas como del sector”. Aprecia Juan Navarro, director técnico de FEHR.

-Los perfiles de gerencia y dirección son, a juicio de María Robles,  los que mayor concienciación muestran sobre la importancia de estar correcta y continuamente formados.  Esto también se debe a que son las propias empresas las que solicitan profesionales más cualificados para estos puestos de responsabilidad en hoteles y restaurantes.  “Aunque es cierto, que últimamente vemos esta misma tendencia en las áreas de cocina y sala”.

LECTURA RECOMENDADA: 10 razones para mejorar la gestión de tu restaurante gracias a la formación

Puntos fuertes y débiles de la formación

El gran nivel de profesores y profesionales que actualmente hay en España es la mayor de las ventajas con las que parte el sector. Así lo precisa María Robles, de ESAH: “Nuestro país es una de las referencias gastronómicas mundiales y eso se ve representado en los propios profesionales, que son quienes forman a las futuras generaciones de cocineros, sumilleres, maîtres o directores de restaurantes”.

-A esta idea se complementa con otra, que gira en torno a los avances tecnológicos que hacen posible que miles de trabajadores del sector puedan acceder a la formación profesional sin necesidad de estar presentes en un aula tradicional. La teleformación y los dispositivos móviles hacen posible aprender y compaginar la vida laboral y personal de la población ocupada en el sector.

-Como puntos débiles, añade María Robles, “no lo señalaría como algo interno de las escuelas y la formación, sino como un factor sectorial”. Y es que “la restauración no termina de reconocer el verdadero valor de un profesional formado y de la necesidad de reciclaje y actualización que necesitan estos”.

-La burocratización e indefensión jurídica que la administración ha implantado en el sistema de formación profesional para el empleo, haciendo prácticamente inviable la realización de formación son, a juicio de Navarro, los elementos que juegan más en su contra.

formac adaptada

 

 

 

 

 

 

 

 

“Sin formación y capacitación no podremos mantener el modelo a medio plazo”

Óscar Carrión es Director de Programas de Gastrouni . Una plataforma que le otorga una visión privilegiada de lo que se cuece en los fogones de la actualidad gastronómica. Carrión es contundente: la formación es imprescindible para poder adaptarse a estos cambiantes mercados. Es una cuestión estratégica, somos una potente industria en este campo, y falta formar cantera y profesionalizar el sector. Sin formación y capacitación no podremos mantener el modelo a medio plazo”. Una aseveración que, destaca, ya ha sido asimilada por una vanguardia de establecimientos que lo tiene claro, que apuesta por formación de calidad “aunque la gran mayoría de las empresas bastante tienen con abrir la persiana todos los días”.

Tenemos que aprender mucho de la restauración organizada en este campo. Pero, ¿Cómo?: Se hace muy buen trabajo desde los centros de desarrollo turístico en muchas comunidades autónomas para formación continua y ocupacional.  Y, en el campo universitario, “destacaría –señala Carrión- los diversos grados en gastronomía que comienzan a aparecer en la universidad, como el Basque Qulinary Center y en nuestro caso, los estudios de Gastrouni especializados en la dirección de restaurantes”.

Se trata, en definitiva, de interiorizar la necesidad de que las empresas tengan potentes planes de formación para garantizar personal eficaz y productivo.

 O, dicho de otro modo, ganar productividad por precio y no por salarios bajos.

Deja un comentario

comentarios

Compartir:

logo_bdi_new

Suscríbete para recibir la newsletter semanal con las noticias de Barra de ideas

¡SUSCRÍBETE!