Lleva al huerto a tus clientes.

1771
0
Compartir:
las raices portada

Alba de Javier | Barcelona

Uno de los mejores valores añadidos que puedes ofrecer a tus clientes es un producto fresco y de temporada. Es evidente que nos encontramos en una gran ola “healthy” en la que los productos sanos, con poca materia grasa, saludables y ecológicos ganan adeptos.

El concepto de cocina kilómetro 0′ -que apuesta por alimentos ecológicos comprados a productores a menos de 100 km, entre otras premisas- se puede llevar al extremo cuando el chef deja los fogones, da unos pasos, llega a la huerta y elige el menú en función del producto de temporada. 

 LECTURA RECOMENDADA: Casa Elena, un restaurante ecológico.

azotea_huerto_dosFernando Córdoba, de El Faro de El Puerto, lo sabe bien:mantener un huerto es muy costoso  pero siempre lo he tenido como un atractivo hacia los clientes  que lo visitan y por el lujo de tener a mano productos de temporada”. Un lujo que, también, es apreciado por los clientes: “Muchos de ellos, cuando aparcan y lo ven,  se sorprenden. Ahora, por ejemplo, tenemos fresas, a los niños les encanta recogerlas y comerlas en la misma huerta. Para nosotros, los cocineros, disponer de un rato donde vamos a cortar algunas hierbas o recoger verduras para el consumo diario es todo un privilegio”, asegura Córdoba.

El Faro de El Puerto abrió en el año 1988, y desde entonces dedica 2000 metros cuadrados a la huerta y a las hierbas aromáticas. Una cualidad que comparte con otro de los grandes referentes en este sector: el Hotel Wellington. El chef Javier Librero se encarga personalmente de elegir qué productos se plantan en el huerto, junto con un equipo de jardineros.

La aventura, que se inició hace dos años y medio, producto de la influencia ecológica en las azoteas de los edificios,  hoy ha dado lugar al proyecto, considerado cómo el huerto urbano más grande del mundo en la azotea de un hotel, abasteciendo al exclusivo restaurante Las Raíces del Wellington. Una proeza en pleno centro de la capital  que no pasa desapercibida por parte de los clientes: “la respuesta ha sido muy positiva en todos los sentidos – destaca el Chef Librero- ya que la experiencia de comer en un restaurante ecológico, y poder visitar el Huerto junto a las inigualables vistas de Madrid, mejoran sus experiencias tanto a nivel visual cómo gastronómicas”. Todo ello, aderezado por la “originalidad,  imagen  y  la apuesta  innovadora” que se potencia desde Las Raíces del Wellington.

huerto wellington adaptada

Pero, ¿cómo sacar el mejor partido al huerto del restaurante?

Te proponemos tres claves:

1-. Haz que tu huerto sea único

Para ello, no solo reparte bien el cultivo para que sea estético: invita a los clientes a que lo visiten (marcando bien su itinerario para que no dañen tus cultivos). 

2-. Adapta las plantas al espacio

La idea está ahí, pero te preguntas: ¿Y el espacio? Puedes cultivar vegetales de pequeño volumen, y aprovechar para cultivar las especies, las flores comestibles y un largo etcétera que no te deje ningún hueco en tu cosecha. Si tienes un espacio de pequeñas dimensiones, lo mejor es plantar especies cuyo precio en el mercado es más caro que otros vegetales.

3-. Planifica bien esta acción

Tus clientes deben saber que la comida que va a degustar es fresca y saludable. Así lo destaca, a modo de consejo, Fernando Córdoba, de El Faro de El Puerto: “Nuestra cocina tiene como base el recetario tradicional andaluz pero al mismo tiempo requiere de mucho tiempo para hacer algunos platos, ahora es temporada de habas, necesitamos una persona pelando una caja de habas para hacer solo 8 raciones, lo cierto que en sabor se nota.

Siempre tengo como objetivo ofrecer platos saludables y que cuando termines de comer te sientas satisfecho y no indigesto, para ello, las verduras, poca grasa y poca sal; son las reglas”.

Imágenes cedidas por Hotel Wellington

Deja un comentario

comentarios

Compartir: